abril 13, 2006

Caracas- Tucupita -Winikina

Por René Pérez Massola

Muchos de los topónimos venezolanos son voces indígenas. Para el extranjero es difícil aprenderse tantos vocablos de una lengua casi desconocida. Aragua, Caicara, Caricuao, Guanare y hasta Caracas. Si se cruza el país, no importa la dirección, aparecen pueblos con esos nombres tan sonoros, vestigios de las razas que dominaron estas tierras en el pasado.
Tras un largo viaje, Jeffer, nuestro chofer, mi colega Mariela y yo arribamos a Tucupita, la capital de Delta Amacuro, uno de los 24 estados venezolanos. Es en esta región donde el Orinoco derrama sus aguas a través de caños que zigzaguean por entre islotes y llega al mar con su inmenso caudal dulce y turbio. Es también asiento de la etnia Warao y de su ancestral cultura lacustre.Para llegar hasta esos asentamientos indígenas contactamos a los compañeros de la Misión Educativa cubana que trabajan en este estado. Acordamos navegar al día siguiente hasta Winikina, una comunidad Warao distante unos 200 km.
La Zona Educativa nos facilitó una lancha que serviciamos y botamos al agua a media mañana en el puerto de Volcán donde el trasiego de mercancías traídas en curiaras (embarcaciones tradicionales hechas de un árbol llamado cachicamo o de metal) no se detiene.
Junto a los profesores Roberto García, Arquímides Malpica y Ramón González emprendimos el viaje por los caños del Orinoco.

El trayecto nos deparó un paisaje magnífico en el que se destaca el moriche, una palmera íntimamente ligada a la vida de los indígenas.
En los caños o en el propio Orinoco nos cruzábamos con embarcaciones conocidas como “balajú” que navegaban a gran velocidad.
Hasta tuvimos la oportunidad de salvar un mono arauaco que se ahogaba intentando cruzar a la otra orilla.
Por el profe Arquímedes conocimos algunas características de la etnia como su carácter nómada.
Apreciamos la singular arquitectura de sus viviendas, hechas sobre el agua y llamadas palafitos. También de lo que ha significado la Misión Educativa en sus diferentes etapas en estas comunidades tan apartadas donde muchos adultos se han alfabetizado gracias al método cubano Yo si puedo. Hasta aquí han llegado los recursos necesarios como televisores y VHS que son puestos en marcha con pequeñas plantas eléctricas. En un caserío antes de llegar a Winikina nos aseguran que alcanzarán el sexto grado.
Allí conocimos a Teófilo Figueroa que a sus 50 años aprendió a leer y a escribir porque antes no pudo estudiar.

Llegamos a nuestro destino después del mediodía. La vida en Winikina transcurre entre la caza y la pesca y el cultivo del maíz, con el que se preparan cachapas y arepas, platos típicos que conforman la dieta de estas poblaciones y que son apreciados igualmente en toda Venezuela.

Al igual que muchos de los asentamientos este no es muy grande. Aquí se mezclan los tradicionales palafitos con el hormigón del centro escolar. También se mezclan el castellano y el warao, idioma y dialecto en el que simultáneamente reciben sus clases los niños de estas comunidades.
Aprenden y desarrollan en clase los bailes y las habilidades tradicionales de su etnia como el tejido con fibra de moriche con el que se confeccionan entre muchas cosas, los chinchorros (hamacas tradicionales en las que duermen).

En la tarde una curiara llena de niños se aleja después de terminar el horario de la escuela. En la orilla han desembarcado varios adultos. Han llegado para asistir a sus clases, pero en la Misión Robinson. Ellos también quieren alcanzar el sexto grado.
Mariela preocupada porque nos vaya a agarrar la noche nos recuerda que hay que regresar, pero el lanchero, que se ha “criado” en el río, le asegura que no habrá problemas. Nos despedimos de todos.
En mi libreta de notas yo añado el estudio entre las ocupaciones de la etnia Warao mientras el sol se esconde detrás de la silueta de la vegetación.

14 Comments:

Anonymous Anónimo Dijo...

ACABO DE VER PARTE DE TU WEBLOG, ME PARECE GENIAL EN MEDIO DE UN MUNDO DONDE LOS SERES HUMANOS DEJAN PASAR SU OBRA COMO SI EL TIEMPO SE HICIERA CARGO DE ELLO.
ERES MUY SENSIBLE Y EL RESPETO POR LA EXPRESIÓN AJENA ES ADMIRABLE.
AHORA SEGUIRÉ VIÉNDOLO Y DISFRUTANDO VENEZUELA EN TUS OJOS,ASÍ ACOMPAÑARÉ MI SOLEDAD.

SALUDOS
IVON

6:44 p. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Hola Rene me parece especial y muy bueno este trabajo que estas haciendo y nada que sigas asi tan bien como siempre.
Saludos desde Granma Digital

4:14 a. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Me alegra mucho ver que estas aprovechando el tiempo y que estas haciendo cosas buenas.
Ya le había comentado a alguien que tu blog es uno de los mejores entre los reporteros cubanos.
Si asi, que eso no lo ha echo ninguno de nosotros.
¡FELICIDADES!

Un abrazo desde la Cuba bella,

Franklin

6:55 a. m.  
Blogger Joaquín Hernández Mena Dijo...

Rene muy bueno éste último trabajo.

Saludos.
Joaquín

3:27 p. m.  
Anonymous liborio Dijo...

Estimado colega
Acabo de ver tu weblog, y te felicito muy en serio.
Ya estoy viendo que hay una pleyade de fotografos que ya estan haciendo cosas mejores que nosotros y eso es muy importante.
Sigue trabajando de esa forma y seguiras triunfando.
Un abrazo
Liborio

6:20 p. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Que bueno que gente joven como tú sepa aprovechar el tiempo en algo tan maravilloso, en saber como vive,los excluidos de nuestra América, siento mucha admiración por lo que haces.
saludos.

12:39 p. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

felictaciones, de verdad, amorcito aparte.

10:57 a. m.  
Anonymous Paquito Dijo...

René: Muy buena crónica de viaje. Conmovedora y repleta de sentidos. Entrada y cierre excelentes. Pocas veces se escribe una historia para las fotos, y no se hacen fotos para apoyar una historia. Muchas felicidades.

8:40 a. m.  
Anonymous Belkys Dijo...

Me parece bien lo que estás haciendo...realmente este país está lleno de historias por descubrir, pronto emprenderé el camino que recorriste para llegar al Delta y espero encontrar cosas interesantes. Tus fotos están bellas, toda una invitación a seguir el camino. Un beso cubano desde Venezuela.

11:38 a. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Saludos. ¡Qué fotos tan ahermosas y que crónica tan aleccioandora¡.
Zenia desde:http://imaginados.blogia.com

10:59 a. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

Un abrazo para Liborio, el teclero ocurrente, y otro para Franklin.
(Zenia).¡Què pequeño es el mundo¡

11:15 a. m.  
Anonymous Anónimo Dijo...

hola pana es jeffer gracias por incluirme en tus comentarios de viaje es muy buena buena la manera como pones a venezuela en tus articulos t mando saludos desde caracas saluda a mariela espero pronto hablar con uds chao

7:11 p. m.  
Anonymous Pedro Dijo...

Sinceras felicitaciones por entregarnos una visión real de Venezuela. Se advierte el afecto y la solidaridad en sus escritos. Le escribo desde una realidad tan lejana y diferente como es la que se vive en Suiza. Un abrazo cordial de un chileno que intenta mantenerse fiel a sus principios.

11:13 a. m.  
Anonymous Pedro Dijo...

Felicitaciones, sus escritos respiran auténtica solidaridad. Excelentes relatos y hermosas fotografías, no podemos exigir más. Le saludo con admiración desde la realidad lejana y diversa de Suiza.

9:01 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

Frases celebres
Free Website Counter
hit Counter